cerveza oscuridad

Estaría muy feo (y, además, sería mentira) decir que una cerveza es mejor que otra por el hecho de que lleve el apellido de artesanal o artesana o porque pertenezca a una marca u otra o, incluso, por ser de un estilo u otro. Obvio. Mucho más cuando al factor de la objetividad de un producto bien hecho hay que sumar el no menos importante de la subjetividad de cada cual. Que quede claro: una buena cerveza puede ser artesana o industrial. La diferencia está en la forma de elaborarse.

Puesto ello de relieve como declaración de intenciones, sí creemos conveniente arrojar un poquito de luz y taquígrafos sobre cómo está el sector cervecero en general y el artesanal en particular en España, qué movimientos se han producido en distintos ámbitos y hacia dónde nos dirigimos.

Sin temor de que sea algo muy largo, comenzaremos, si os parece, a finales del siglo XV (sigue leyendo).

 

¿Acaso se ha descubierto el lúpulo ahora?

Cristóbal Colón descubrió América en 1492, como bien deberíais saber todos. La cursiva marcada en una palabra de la frase anterior no es casual. Efectivamente, el navegante al servicio de los Reyes Católicos la puso en el mapa para el viejo continente (Europa, también con cursiva) y nos trajo el chocolate y las patatas. Gracias, Cristóbal. Pero lo cierto es que América había estado ahí siempre, con sus habitantes, su chocolate y sus patatas.

El ejemplo de la ‘Pinta’, la ‘Niña’ y la ‘Santa María’ cruzando el charco nos viene al pelo para extrapolarlo a la cerveza.  Como los mass media (o los medios de comunicación en masa) siguen influyendo, y mucho, en nosotros, resulta que ahora nos bombardean TODO EL RATO con mensajes de lúpulos, maltas especiales, levaduras salvajes y aguas milagrosas. ¿Es que acaso el lúpulo, la malta o la levadura no estaban antes en la cerveza? ¿O es que eran más productivos los bikinis y los pectorales con la cerveza (la misma de siempre con distinta etiqueta) en la publicidad? ¿Qué ha ocurrido, pues, para que el lúpulo esté ahora en boca de todos?

Muy sencillo: que resulta que unos pocos locos (ahora muchos), cansados de beber SIEMPRE LA MISMA CERVEZA y de observar cómo, cada vez más, ésta se iba acercando a la cerveza refresco (no, gracias), decidieron, como hicieron antes en otros países del mundo, ponerse a elaborar cerveza de otras calidades, de otras variedades, de otros sabores y de otros olores de forma profesional. Y ese es el resultado que nos ha llevado, años después, a las más de 500 cerveceras artesanales que actualmente existen en España (con el pertinente registro sanitario, por supuesto).

Como estas cervezas variadas, con sello y receta de autor estaban y están buenas, ofrecían y ofrecen algo distinto a lo mismo y único que había siempre, pues resulta que a la gente le ha gustado y le gusta esto que, por el momento, nos seguimos obligando a bautizar como cerveza artesana para diferenciarla de la industrial.

Pero lo cierto es que siempre ha estado ahí, si bien nos han conducido a beber la misma cerveza plana todo el rato durante los últimos 50 años.

cerveza fumador

Sí: hablan de lúpulo

Pues bien, como esa cerveza de calidad ha llegado para quedarse y se hace ya inevitable, ahora los grandes grupos cerveceros sí hablan de lúpulo, sí hablan de cerveza artesana y sí se han reciclado y han recurrido a la creatividad (en algunos casos combinados con la chequera) y, en suma, al I+D+i para ponernos en las estanterías de los hiper y super nuevas y variadas cervezas.

Genial. Bienvenidos todos al lúpulo, porque es ganancia común, sobre todo para el consumidor, que va a tener muchas más cervezas de calidad donde elegir. Porque de eso se trata, de elegir. El blog Adicta al Lúpulo lo explicaba en este artículo: ‘¿Por qué las grandes cerveceras “copian” a las artesanas?’

Pero no siempre ha sido así. Y hablamos de antes de ayer. Veamos, por ejemplo, lo que decía en 2014 el presidente de Damm, Demetrio Carceller, sobre la cerveza artesana: “La hacen en garajes; tenemos miedo a un fallo de calidad”. Sí, es real. Léelo aquí:

LINK → Carceller carga contra la cerveza artesana (2014) (‘El Economista’)  

Cuatro años después, Damm también se ha subido al carro de la variedad de estilos de las artesanas. En forma, por ejemplo, de Complot. Léelo:

LINK → ‘Damm se apunta a la liga de las cervezas artesanas’ (publicado en ‘Economía Digital’).

 

La entrada de las multinacionales en las artesanas

El caso es que todos los grandes grupos cerveceros en España, no sólo el citado, se han lanzado con pasión hacia la cerveza de calidad y VARIADA, después de décadas de girar en torno a, prácticamente, un mismo estilo de cerveza, panorama que ahora ha cambiado merced al buen hacer de los cerveceros artesanos y al cambio en el hábito de consumo de los amantes de la cerveza. Insistimos: genial.

Las formas de actuación son variadas. La natural sería y es la creación de líneas propias de cervezas próximas al sector craft beer, que en determinados casos se acompañan con la apertura de locales donde fomentar ese espíritu craft. Y es algo que han ido haciendo los grandes grupos cerveceros de España. Con tal profusión que sería demasiada información para concentrar en este artículo.

Otro mecanismo es la compra o la entrada en la participación de cerveceras artesanales ya consolidadas para añadirlas a su imagen de marca y a su cuota de mercado. En este último caso, éstos son algunos de los movimientos que se han producido:

 

LINK → El gigante cervecero ABInBev compra la española La Virgen (Cinco Días)

LINK → Mahou compra el 30% de la estadounidense Founders (Expansión)

LINK → Mahou San Miguel crece en EEUU con la compra del 30% de Avery Brewing  (Cinco Días)

LINK → Molson Coors toma el control de la cervecera La Sagra (Alimarket)

LINK → Mahou eleva su participación en la cervecera vasca La Salve (Food Retail)

LINK → Hijos de Rivera (Estrella Galicia) adquiere el 32% de la cervecera artesanal irlandesa Carlow Brewing Company (Europa Press)

LINK → Mahou adquiere el 40% de la cervecera artesanal Nómada Brewing (Cinco Días)

taquígrafo máquina de escribir

Otro de los movimientos más sonados de irrupción en el sector craft beer ha sido la gran inversión de Mahou-San Miguel para crear un nuevo centro de producción de donde saldrán cervezas artesanas, en un intento, tal y como refleja el titular de esta noticia confeccionada por un medio nacional, de “atraer a los nómadas”. Léase:

LINK → Mahou atrae a los ‘nómadas’ de las artesanas con su nueva fábrica compartida (El Español)

 

Otra fórmula donde de nuevo encontramos a Mahou-San Miguel y a Heineken (de la mano de Cruzcampo) es la puesta en marcha de Brew Pubs, como los que refieren estos artículos:

 

LINK → Heineken España entra en cervezas artesanas con ‘La Fábrica Cruzcampo’ (Alimarket)

LINK → Espacio Cervecero Mahou, el brew pub de la marca en el centro de Madrid (www.bemybeer.com)

 

En otros casos se han recuperado marcas con sello local que se adquirieron en el pasado:

 

LINK → Cervezas Victoria inaugura su fábrica en Málaga, que empezará produciendo 1,2 millones de litros anuales (Diario Sur)

LINK → Calatrava: La cerveza “manchega” regresa hablando catalán en la intimidad (www.miciudadareal.es)

 

Otra forma de hacerse con el trozo de tarta creado por los microcerveceros es a través de los canales de distribución. Y lo vemos con algunos ejemplos acontecidos en España:

 

LINK → Hijos de Rivera distribuirá en España y Portugal la icónica marca de cerveza artesana BrewDog (Europa Press)

LINK → El Grupo Agora (Ambar y Moritz) distribuirá la cerveza artesana americana Sierra Nevada en España (Europa Press)

LINK → Heineken testa la cerveza Lagunitas en España (Alimarket)

 

Hay muchos más movimientos (imposibles de reflejar en su totalidad), pero a todos ellos hay que ponerles una nota común: la de su difusión y blanqueamiento a través de buen marketing, aunque no siempre se habla con propiedad y a veces este marketing en gran escala resulta lesivo con la realidad. Así lo desgranaba ‘Directo al Paladar’ en este artículo titulado LINK → ‘Analizando los anuncios de cerveza’.

 

Margen de crecimiento para las artesanas

Desde luego, la cuota de mercado de la cerveza artesanal en España sigue siendo ínfima, situándose hoy todavía muy por debajo del 1% del total. Sin embargo, estos movimientos de los grandes grupos cerveceros, que cuentan con el asesoramiento de los mejores analistas de mercado, sin duda indican que algo está cambiando y que así seguirá en los próximos años.

De hecho, la cuota de mercado de la cerveza artesanal en algunos países nórdicos y, sobre todo, en EEUU se sitúa en porcentajes mucho más altos, lo que da una idea del margen que en España tienen todavía las artesanas.

estadísticas cerveza

Desde AECAI

El presidente de AECAI, David Castro, ya señalaba en una entrevista reciente que “las grandes cerveceras están haciendo movimientos y están comprando marcas tradicionales u otras cerveceras artesanas”.

Por ello, el verdadero problema del sector cervecero español lo situaba en, precisamente, la falta de definición en la regulación estatal de lo que es ‘cerveza artesana’. Castro asegura que “las grandes cerveceras se están empezando a subir al carro para hablar de lúpulo, de malta y demás; hablan de sabores, aromas, estilos y variedades de cerveza”. “Hay otras grandes cerveceras que utilizan terminología difusa, como ‘cerveza de bodega’ o el propio término de ‘cerveza artesana’ cuando, en realidad, son cervezas que tienen tiradas de millones de hectolitros, lo cual confunde al consumidor”.

Por ello, el presidente de AECAI aboga por que “el regulador tiene que dar una vuelta a esa terminología difusa y ser un poco más concreto y conciso con respecto a la definición de lo que es cerveza, su tipología y su elaboración”.

“Creo que lo importante es informar al consumidor de lo que realmente hay en la botella desde el punto de vista del producto, con un correcto etiquetado y, sobre todo, que sepan si esto pertenece a un gran grupo o, por el contrario, procede de un artesano”, asegura.

 

Fotografías: cortesía de www.pixabay.com